Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 9 de enero de 2014

Ritual de año nuevo para limpiar el pasado

Ejecute este ritual el 31 de diciembre antes de las 8 de la noche.

Asegúrese de apartar un tiempo y espacio para estar a solas y sin interrupciones.
Lleve a cabo un ritual de purificación antes de empezar con este ritual.
Tenga papel y lápiz a mano.
Tenga un contenedor que resista al fuego, y dos tazas grandes de tierra (no arena).
Consiga fósforos de madera.
Elija una vela de su color y esencia favorita.
Comience el ritual escribiendo tres listas: lo doloroso que vivió en este año, los patrones de comportamiento que quiere cambiar en sí mismo, y los resentimientos y enojos que aún guarda en contra de otros.
Cuando complete sus listas (en un solo papel o tres papeles diferentes), con el lápiz escriba en la cera de la vela el número del año que termina. Luego encienda la vela.
Teniendo el contenedor a prueba de fuego (y asegurándose que es seguro empezar un fuego en el lugar que está), ponga las listas en el contenedor y enciéndalas con fuego de la vela.
Observe como el fuego consume el pasado. Mientras ve quemar las listas, afirme tres veces en voz alta “Sano mi pasado, lo purifico y lo transformo en energía pura y creadora.”
Concéntrese en la sensación de libertad y pureza al saber que su pasado no puede ya tocarlo ni lastimarlo, que ha desaparecido y ha dejado sólo enseñanza y sabiduría.
Cuando el fuego se haya extinguido y apenas queden unas cuantas cenizas encendidas, eche la tierra sobre estas cenizas. Espere a que la vela se extinga también y agregue lo que quede de la cera a la mezcla de cenizas y tierra.
Cuando esté listo, escoja un lugar en su jardín, en un parque o zona verde, y entierre los restos de su pasado. Mientras lo hace, concéntrese en sentir como esta energía negativa lo deja para siempre y se une a la tierra, en donde se transformará de nuevo en substancia creadora de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario