Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 9 de enero de 2014

Antigua profecía andina

El Poder de la Mujer - Antigua profecía andina



"Recuerda: la unión amorosa de la mano del hombre con la de la mujer es el nexo que les permitirá entrar en contacto con el Universo. Porque cuando la mano del hombre toca la mano de la mujer, está rozando el camino que conduce a la eternidad".

Existe una profecía según la cual la Tierra al comienzo del tercer milenio sufrirá profundos cambios. “Llegará el momento en el cual el espíritu femenino se despertará de un letargo de más de cinco siglos para dar origen a un mundo de paz y armonía”. La salvación de la humanidad está en manos de la mujer que reconoce su propio poder, y se encuentra con otras mujeres, para unidas salvar la tierra.

En su largo camino de aprendizaje la mujer será capaz de encontrar su fuerza de voluntad, su coraje, el conocimiento y la energía necesaria para cambiar el curso de su propia historia, haciendo de cada dolor, de cada soledad, de cada tristeza, un mundo de alegría, de amistad y de plenitud.

¿Cómo se aprende a ser una verdadera mujer?

Estudiando atentamente la Naturaleza. La verdadera mujer se descubre en su verdad y sigue su camino plenamente consciente de Sí misma.

El arma más potente de una mujer es su energía interior, que la protege tanto a ella como a todos los que ama. Es por esta razón que tendrá que aprender a descender a su mundo interno: solamente cuando descubra su verdadera esencia podrá usar toda su energía interior.

¡Un hombre cercano a una verdadera mujer, se diviniza! Para descubrir los misterios de la divinidad el hombre debe penetrar en el corazón de la mujer porque la Pacha mamá quiere sólo aquello que la mujer desea.

Si la Pacha mamá es amor, también la mujer lo es. El hombre debe considerar a la mujer como la versión de la Naturaleza creadora cuya moral se basa en el respeto por la vida.

A través de la mujer el hombre puede alcanzar lo Absoluto, por eso es tan importante para ella direccionar su propia energía. Si logra tender ese puente de energía, el hombre que lo recorrerá sabrá que ella es el camino capaz de conducirlo a la divinidad.

Fuente: "La profecía de la curandera" de Hernán Huarache Mamani

Existe una profecía según la cual la Tierra al comienzo del tercer milenio sufrirá profundos cambios. “Llegará el momento en el cual el espíritu femenino se despertará de un letargo de más de cinco siglos para dar origen a un mundo de paz y armonía”. La salvación de la humanidad está en manos de la mujer que reconoce su propio poder, y se encuentra con otras mujeres, para unidas salvar la tierra.
En su largo camino de aprendizaje la mujer será capaz de encontrar su fuerza de voluntad, su coraje, el conocimiento y la energía necesaria para cambiar el curso de su propia historia, haciendo de cada dolor, de cada soledad, de cada tristeza, un mundo de alegría, de amistad y de plenitud.
¿Cómo se aprende a ser una verdadera mujer?
Estudiando atentamente la Naturaleza. La verdadera mujer se descubre en su verdad y sigue su camino plenamente consciente de Sí misma.
El arma más potente de una mujer es su energía interior, que la protege tanto a ella como a todos los que ama. Es por esta razón que tendrá que aprender a descender a su mundo interno: solamente cuando descubra su verdadera esencia podrá usar toda su energía interior.
¡Un hombre cercano a una verdadera mujer, se diviniza! Para descubrir los misterios de la divinidad el hombre debe penetrar en el corazón de la mujer porque la Pacha mamá quiere sólo aquello que la mujer desea.
Si la Pacha mamá es amor, también la mujer lo es. El hombre debe considerar a la mujer como la versión de la Naturaleza creadora cuya moral se basa en el respeto por la vida.
A través de la mujer el hombre puede alcanzar lo Absoluto, por eso es tan importante para ella direccionar su propia energía. Si logra tender ese puente de energía, el hombre que lo recorrerá sabrá que ella es el camino capaz de conducirlo a la divinidad.
Fuente: "La profecía de la curandera" de Hernán Huarache Mamani

Hija de la Tierra...

:: soy una hija de la tierra, mi corazón es una estrella, viajo a bordo del espíritu, camino a la eternidad. 
soy una niña salvaje, inocente, libre y silvestre, tengo todas las edades mis ancestras viven en mi.
soy hermana de las nubes y solo se compartir, se que todo es de todas y que todo esta vivo en mi.
el silencio es mi verdad, la tierra es mi madre
los arboles mis hermanos, las estrellas mi destino ::

Ritual de año nuevo para limpiar el pasado

Ejecute este ritual el 31 de diciembre antes de las 8 de la noche.

Asegúrese de apartar un tiempo y espacio para estar a solas y sin interrupciones.
Lleve a cabo un ritual de purificación antes de empezar con este ritual.
Tenga papel y lápiz a mano.
Tenga un contenedor que resista al fuego, y dos tazas grandes de tierra (no arena).
Consiga fósforos de madera.
Elija una vela de su color y esencia favorita.
Comience el ritual escribiendo tres listas: lo doloroso que vivió en este año, los patrones de comportamiento que quiere cambiar en sí mismo, y los resentimientos y enojos que aún guarda en contra de otros.
Cuando complete sus listas (en un solo papel o tres papeles diferentes), con el lápiz escriba en la cera de la vela el número del año que termina. Luego encienda la vela.
Teniendo el contenedor a prueba de fuego (y asegurándose que es seguro empezar un fuego en el lugar que está), ponga las listas en el contenedor y enciéndalas con fuego de la vela.
Observe como el fuego consume el pasado. Mientras ve quemar las listas, afirme tres veces en voz alta “Sano mi pasado, lo purifico y lo transformo en energía pura y creadora.”
Concéntrese en la sensación de libertad y pureza al saber que su pasado no puede ya tocarlo ni lastimarlo, que ha desaparecido y ha dejado sólo enseñanza y sabiduría.
Cuando el fuego se haya extinguido y apenas queden unas cuantas cenizas encendidas, eche la tierra sobre estas cenizas. Espere a que la vela se extinga también y agregue lo que quede de la cera a la mezcla de cenizas y tierra.
Cuando esté listo, escoja un lugar en su jardín, en un parque o zona verde, y entierre los restos de su pasado. Mientras lo hace, concéntrese en sentir como esta energía negativa lo deja para siempre y se une a la tierra, en donde se transformará de nuevo en substancia creadora de vida.
"Hermanas elaboramos la noche con la canción total.
Vamos a bailar el ritmo de la espiral.
Vamos a caminar por la luna.
Esta dentro de nosotros, somos ella.
Vamos a completar nuestros sueños,
Junto con nuestras fuerzas.
Vamos a agradecer a la diosa,
Para nosotros completa.
Bendecid a todos nosotros,
Así que siempre ha sido, siempre será así. "